Archivo del sitio

A más inteligencia…

Hará cosa de año y medio que salió en las noticias de la tele (en tve) un reportaje sobre los criminales más bestias y su inteligencia. Un supuesto entendido en psicología y/o el cerebro (o algo así por el estilo) dijo que <A más inteligencia, más capacidad para hacer el mal. Esto es así porque [los inteligentes] se cuestionan qué es el bien y el mal y establecen su propio criterio de ello>.

Muy bien. Y muy mal, porque, a mi parecer, se olvidó (o su inteligencia no llegaba a) decir que a más inteligencia, también más capacidad de hacer…el bien. Cuanta más inteligencia, o mejor capacidad mental, mejor se pueden estimar las maneras más óptimas de llevar a cabo un plan. Y también se cuestiona uno si de veras hay bien y mal. Normalmente se llega a la conclusión de que no.

Pero, ni mucho menos, esto significa que los que tienen alta capacidad mental se pongan a urdir planes maquiavélicos de crímenes contra la humanidad. Repito, ni mucho menos. Esta decisión queda en manos del carácter de cada uno. Si el tipo en cuestión es un perturbado mental, entonces lo más probable es que haga alguna de las suyas. Por otro lado, si es alguien que gusta de ayudar, podrá hacer actos de la calaña de Teresa de Calcuta. (Hay más tipos de actitudes, pero no nos vamos a poner con todas ahora).

Dicho esto, lo que me gustaría dejar claro es que la capacidad mental también se debería relacionar con hacer el bien y ayudar a los demás. Mucha gente no lo hace, ni siquiera los que en principio son entendidos, como el hombre que salió en la tele. Normalmente se relaciona con la maldad y el egoísmo. De aquí salen todas las expresiones como “el ser un puta”, “ser más listo que el hambre”, etc. Pero ninguna (o muy pocas) de ser listo y bueno. Y yo, repito, los buenos también son inteligentes – y los inteligentes también son buenos.