Archivo del sitio

William Faulkner

Siempre sueña y apunta más alto de lo que sabes que puedes lograr.

William Faulkner

Me parece que ésta es una gran cita para compartir.

No se trata de limitar nuestros objetivos rebajándolos para tener la certeza de así alcanzarlos. Se trata de perseguir lo que de verdad queremos e, incluso, ponernos el listón más alto. Así, como mínimo, llegaremos hasta donde queremos y puede que seamos incluso capaces de superar nuestras propias expectativas y llegar más lejos.

La vida puede ser muchas cosas, pero al hacerla un camino de auto superación, la convertimos en algo emocionante y apasionante y que nos llena a nosotros y a nuestros seres queridos. ¡Qué mejor motivo para empezar nuestro viaje!

Me parece que ésta frase es una gran frase y nos ayuda a quitar todavía más limitaciones de nuestra mente, haciendo crecer nuestra confianza una vez más. ¡Atreveos a dar el primer paso, lectores!

Reflexión#14

Al quejarte de las personas, cosas y situaciones, no haces más que darles importancia. Si te quejas mucho, le estás poniendo pasión. Al ponerle pasión a algo, no haces más que mejorar en ello y tener más de lo mismo. 

Por supuesto, focalizarte en la negatividad no te va a hacer feliz. Si quieres ser feliz, céntrate y agradece lo bueno del mundo y de las personas, y olvídate de lo que no te gusta.

Como te centras en lo que te gusta, le pones pasión, y así tendrás más de lo que te gusta. Además, al fin y al cabo, lo bueno y lo malo es relativo y no existe en el universo, tan sólo en tu mente.

Es costumbre por estos lares quejarse de cualquier cosa. Estamos tan acostumbrados, que ni siquiera nos damos cuenta de la enorme cantidad de quejas que salen de nuestras bocas cada día. Por supuesto, criticando de tal manera, no podemos ser felices, pues por nuestra cabeza ya no pasan tales pensamientos, sino que cada vez van pasando más pensamientos de queja.

Reaccionar ante esta actitud y cambiarla no es tarea fácil, pero tampoco difícil: es cuestión de hacerlo. Querer es poder, como dicen por ahí. Además, ¿qué mejor ocasión de hacer algo de esfuerzo para mejorar nuestra calidad de vida?

Todo empieza con un pensamiento honesto y positivo.

Reflexión#13

¿Cuál es tu verdadero sueño en la vida? Olvídate de prejuicios y barreras impuestas por los demás y mira dentro de ti para encontrar tu verdadera pasión. Puedes hacerlo realidad. De hecho, sólo por pensar en él ya lo estás creando.

Además, si te ha venido ese sueño a la cabeza, es porque puedes hacerlo. Lo único que necesitas es una fe inquebrantable.

 Muchas veces dejamos que nuestras esperanzas se vean obstruidas por comentarios ajenos, por opiniones de otros individuos que en vez de apoyar, destruyen.

Las críticas de los demás pueden ser dolorosas. Pero no es que ellos tengan la culpa de ello. Si las críticas te duelen es porque tú dejas que te duelan. Puede sonar estúpido, pero así es.

¿Por qué te duelen las críticas de los demás? Porque te falta confianza en ti mismo/a. Si tú sabes que lo que haces está bien y que no molestas a nadie, entonces da igual lo que te digan los demás. Si se quejan, es porque ellos mismos tienen problemas en su interior todavía sin resolver.

A nadie se le puede culpar simplemente por existir, ni por ser como es. Nadie es tan horrible que merezca tal desprecio. En el fondo, todos somos iguales, no hay diferencias en nuestro fuero interno.

Lo que haces tú no es peor que lo que hago yo, ni que lo que hacen los gobernantes ni que lo que hacen los médicos que salvan vidas.

Así pues, no dejes que pensamientos negativos penetren en tu mente. Llénate de energía y sigue haciendo lo que de verdad te gusta, pues es lo que mejor se te da, y con lo que mejor podrás ayudar a los demás. Haciendo algo que no te gusta, no podrás ayudar ni a tus seres queridos ni a nadie, pues no te estás ayudando ni a ti mismo/a.

Comprende que las críticas de los demás no son más que una manera que tienen de desahogarse de sus problemas internos. No les hagas caso y no vayas a crear más conflicto, pues eso no ayuda a nadie. Algún día se cansarán de quejarse y solucionarán sus problemas; entonces, ayúdalos si puedes.

Si te das cuenta de esto, tu confianza en tu ser se afianzará y, entonces, nada podrá detenerte en tu camino hacia tu objetivo.

Lleva tu pasión más allá

Hemos descubierto y hemos empezado a dedicarle unas horas a nuestra pasión. Y ahora, ¿Qué? <Me lo paso muy bien en mis ratos libres, pero mi trabajo/estudios me mantiene muy ocupado y, encima, cada vez me cuesta más seguir en éste rollo que me gusta cada día menos. Todo por tu absurda idea de que persiga mi pasión. Mejor no lo hubiera descubierto>. Es normal si a algunos se os cruza esto por la cabeza pero, antes de llenarme de injurias, recordad que es necesario algo de tiempo y constancia antes de observar algún beneficio. Y de verdad que vale la pena, pues poco hay que llene tanto como el realizar tus sueños.

Si deseáis tomar las riendas en vuestro nuevo camino y llevarlo a un nivel superior que un simple hobby, llegará un momento en el que os tendréis que empezar a mover. Ese momento tiene que ser el adecuado, no queráis correr demasiado, porque luego chocaréis de morros: cuando tengáis el suficiente nivel de dominio y confianza en vuestra nueva disciplina y las circunstancias sean favorables. Ni antes, ni después. Según cual sea el asunto, os puede llevar sólo unos pocos meses, o unos años. Por ejemplo, si descubrís que lo vuestro es la música, pasarán algunos años antes de que tengáis un nivel aceptable para poder dar conciertos que gusten al público. Si, en cambio, os queréis dedicar a vender algún tipo de producto en concreto, los beneficios llegarán mucho antes.

Entonces, es importante que os mováis e intentéis conectar con gente del nuevo entorno en el que os habéis zambullido. Sino podéis por medio físico, siempre está internet, buena suerte la nuestra. No sólo os servirá para aprender valiosas lecciones y hacer nuevas amistades, también os puede traer negocios provechosos. Buscad la colaboración con gente de la materia, estableced contactos de dar y recibir y, sobretodo, sed personas honestas.

Otro punto a tener en cuenta es la organización del tiempo. Si estáis trabajando/estudiando, tendréis que aprovechar vuestras horas libres y os llevará algo más de tiempo, pero lo haréis igual. A no ser que tengáis dinero acumulado para vivir durante meses, no es muy recomendable dejar vuestra actual ocupación hasta que lo nuevo no empiece a funcionar de manera propicia. Nunca sabéis cómo pueden ir las cosas, así que mejor tener un soporte que os permita seguir viviendo en vuestra casa y os ahorre las molestias de acabar tirado en la calle. No es bueno ser demasiado impulsivo.

Así pues, lectores, deshaceos de vuestros rencores hacia mí, y tened algo de paciencia y dedicación y veréis cómo, con tiempo, vuestros objetivos se van realizando, cómo alcanzáis niveles superiores de dominio en la materia y cómo vais redescubriendo vuestro amor por ella. Y, cuando sea el momento, os sentiréis plenamente realizados. Recordad que el poner todo vuestro esfuerzo y alma en algo, hace crecer como persona, ya que os servirá para entenderos a vosotros mismos y explorar nuevos rincones de vuestra personalidad.

Pon en marcha tu pasión

Una vez escogida vuestra posible pasión, no tenéis más que empezar a dedicarle unas horas libres durante una temporada para descubrir si os hace sentir como nunca. Con según que cosas, por ejemplo con instrumentos musicales, no sientes la inyección de emoción hasta que adquieres cierto nivel con él, cosa que lleva un poco de tiempo, pero luego entras dentro de un mundo nuevo y maravilloso. Es cuestión de ir probando y no tener miedo a “equivocarse”. No existe tal cosa como el equivocarse o el error, pero de esto ya hablaremos en otro artículo.

No hay, pues, que tener miedo a cometer un error: a lo que habría que tener miedo, si acaso, es a no probar de hacer algo que te gusta (o te puede gustar) por temor a hacer el ridículo y a lo que dirá la gente. Para mí, más ridículo hacen todos los pobres insensatos que no se atreven a probar nada y viven infelices e inhibidos y se tienen que desahogar criticando a los demás. Sinceramente, a mi me sabe mal por ellos, y lo digo de verdad. No hacen sino ponerse barreras y enjaular su libertad. Y es una pena, no sólo por ellos mismos sino también por los pobres desafortunados que están con ellos.

Pero volvamos a lo que nos interesa. Debo añadir que es primordial aparcar la pereza. A veces, el empezar una nueva actividad puede ser arduo y parecer extremadamente largo, sobretodo si no sabemos por dónde comenzar. Empezad por el principio, por lo básico y sin prisas. Si no podéis pagar un profesor o no tenéis tiempo, actualmente disponemos de esta gran red que es internet, donde se encuentra de todo y muchas veces gratis. No tenéis excusa para no empezar una nueva vida, una vida que de verdad os gusta y que está llena de alegría, superación y de experiencias inolvidables e intensas.

Puede parecer una empresa larga y difícil, mas ¿Es difícil y cansino algo que te gusta? Claro está que no. Si de veras os gusta, os pondréis a ello enseguida y os faltaran horas al día que dedicarle. Si os da tanta pereza, es que ése no es el camino a seguir, así que escoged otro.

Aventuraos pues, lectores, en éstos nuevos lares y recordad: más vale intentarlo que no acongojarse y dentro de 20 años preguntarse cuán maravillosa sería vuestra vida si hubierais puesto un poco de empeño y coraje.

Descubre tu verdadera pasión

Es habitual que, mientras camino por la calle, no me cruce sino con una inmensa mayoría de caras largas, amargadas, inseguras, oscuras, perdidas… Unas caras, en fin, que demuestran cuán infelices son las vidas de sus portadores. Las causas de su infelicidad pueden ser varias, pero una segura es que no dedican su vida a lo que de verdad les gusta. ¡Oh, desdichada la vida del que oprime su ser!

El ver tanta infelicidad me sabe muy mal por eso, lectores, dedico este sitio en internet para ayudar en manera de lo posible a cuantos dedicáis vuestro tiempo a mis líneas.

Identificar tu pasión (o pasiones) es asunto de máxima importancia si se quiere vivir una vida llena y sentirse útil. Pero, ¿Cuál es tu pasión? Algunas personas tiene bien clara esta cuestión, mientras que otras muchas se encuentran perdidas. Y otras tantas tienen miedo a poner en práctica sus sueños.

Para aquellos que aún no saben qué excita sus entrañas, voy a ofrecer algunos consejos:

  • Primero, repasad todas las actividades interesantes que habéis realizado en vuestra corta o larga vida. Escoged las más atractivas, igual que cuando se va a la discoteca a ligar.
  • Luego, id eliminando opciones hasta que os queden unas pocas que sean bien convincentes (igual que en la disco). Yo creo que lo ideal es que os quedarais entre 1 y 5, las mejores de todas.
  • Seguidamente, imaginaos cómo sería vuestra vida si la dedicarais a esto. ¿Sentís un cosquilleo? ¿Quizás una risa tonta y se os ilumina la mirada? ¿El simple hecho de pensar en ello os provoca felicidad? ¡Entonces habéis dado en el clavo!

Si con esto no habéis encontrado nada, no desesperéis. De todas las actividades y ocupaciones que existen hoy en día, debe haber alguna que os llame particularmente la atención. Imaginaos vuestra vida si la dedicarais a eso. Si sentís las sensaciones explicadas arriba, entonces está bien claro que os atrae mucho.

Llegados a este punto, ya deberíais si más no tener una idea de hacia dónde dirigir vuestras esperanzas. Tomaos vuestro tiempo para razonar tranquilamente, que no hay prisa. Aunque creáis que no hay nada que os apasione, algo debe haber que destaque, ni que sea un poco. No importa si parece absurdo o la gente piensa que es una locura. Cuanto más absurdo y loco parece, más divertido es. No existiría el campeonato del mundo de motociclismo si no hubieran habido esos jóvenes (y no tan jóvenes) “locos e insensatos” que tenían tanta pasión por las dos ruedas y que decidieron que su amor por ellas se podía llevar más lejos que unas simples carreras locales de fines de semana. Y ahora, el motociclismo se sigue por todo el mundo y más apasionados viven para ello.

En el próximo artículo, hablaremos cómo dar los primeros pasos y cómo asegurarnos de si de verdad es a lo que queremos dedicar toda o parte de nuestra vida. Una última idea más muy importante: no importa la edad que tengáis, nunca es demasiado tarde, las únicas limitaciones las ponéis vosotros mismos. Todos los obstáculos que pongáis no son más que simples excusas por el miedo a probar.