Reflexión#15

No hay nada que tengas que hacer para salvar al mundo de su aparente deterioro continuo. No tienes que forzar ninguna restauración de la armonía en las personas.

El mundo ya es una Unidad Armoniosa, nunca ha dejado de serlo. Se sólo consciente de ello, y de lo siguiente: elimina la discordia, los conflictos y las dualidades de tu ser y te darás cuenta de que la Armonía siempre está presente en todos los lados y todas las cosas.

Solemos tener la sensación de que el mundo va de mal en peor. Pero no sólo actualmente, sino que, leyendo textos antiguos, también se da el mismo pensamiento. Y curiosamente, el mundo sigue igual que siempre. Claro está que hay etapas de mayor desorden que otras, pero todo regresa al medio; porque las tormentas no pueden durar para siempre.

Tengo la sensación de que la inseguridad que experimentamos en cuanto a las circunstancias mundiales es proporcional a la intranquilidad de nuestro ser. A medida que nos deshacemos de los miedos internos, desaparecen los grandes miedos del mundo. Y toda nuestra vida empieza a volverse divertida y fluida.

La sensación de liberación es, lectores, de lo más tranquilizadora y sorprendente.

Anuncios

William Faulkner

Siempre sueña y apunta más alto de lo que sabes que puedes lograr.

William Faulkner

Me parece que ésta es una gran cita para compartir.

No se trata de limitar nuestros objetivos rebajándolos para tener la certeza de así alcanzarlos. Se trata de perseguir lo que de verdad queremos e, incluso, ponernos el listón más alto. Así, como mínimo, llegaremos hasta donde queremos y puede que seamos incluso capaces de superar nuestras propias expectativas y llegar más lejos.

La vida puede ser muchas cosas, pero al hacerla un camino de auto superación, la convertimos en algo emocionante y apasionante y que nos llena a nosotros y a nuestros seres queridos. ¡Qué mejor motivo para empezar nuestro viaje!

Me parece que ésta frase es una gran frase y nos ayuda a quitar todavía más limitaciones de nuestra mente, haciendo crecer nuestra confianza una vez más. ¡Atreveos a dar el primer paso, lectores!

Reflexión#14

Al quejarte de las personas, cosas y situaciones, no haces más que darles importancia. Si te quejas mucho, le estás poniendo pasión. Al ponerle pasión a algo, no haces más que mejorar en ello y tener más de lo mismo. 

Por supuesto, focalizarte en la negatividad no te va a hacer feliz. Si quieres ser feliz, céntrate y agradece lo bueno del mundo y de las personas, y olvídate de lo que no te gusta.

Como te centras en lo que te gusta, le pones pasión, y así tendrás más de lo que te gusta. Además, al fin y al cabo, lo bueno y lo malo es relativo y no existe en el universo, tan sólo en tu mente.

Es costumbre por estos lares quejarse de cualquier cosa. Estamos tan acostumbrados, que ni siquiera nos damos cuenta de la enorme cantidad de quejas que salen de nuestras bocas cada día. Por supuesto, criticando de tal manera, no podemos ser felices, pues por nuestra cabeza ya no pasan tales pensamientos, sino que cada vez van pasando más pensamientos de queja.

Reaccionar ante esta actitud y cambiarla no es tarea fácil, pero tampoco difícil: es cuestión de hacerlo. Querer es poder, como dicen por ahí. Además, ¿qué mejor ocasión de hacer algo de esfuerzo para mejorar nuestra calidad de vida?

Todo empieza con un pensamiento honesto y positivo.

Reflexión#13

¿Cuál es tu verdadero sueño en la vida? Olvídate de prejuicios y barreras impuestas por los demás y mira dentro de ti para encontrar tu verdadera pasión. Puedes hacerlo realidad. De hecho, sólo por pensar en él ya lo estás creando.

Además, si te ha venido ese sueño a la cabeza, es porque puedes hacerlo. Lo único que necesitas es una fe inquebrantable.

 Muchas veces dejamos que nuestras esperanzas se vean obstruidas por comentarios ajenos, por opiniones de otros individuos que en vez de apoyar, destruyen.

Las críticas de los demás pueden ser dolorosas. Pero no es que ellos tengan la culpa de ello. Si las críticas te duelen es porque tú dejas que te duelan. Puede sonar estúpido, pero así es.

¿Por qué te duelen las críticas de los demás? Porque te falta confianza en ti mismo/a. Si tú sabes que lo que haces está bien y que no molestas a nadie, entonces da igual lo que te digan los demás. Si se quejan, es porque ellos mismos tienen problemas en su interior todavía sin resolver.

A nadie se le puede culpar simplemente por existir, ni por ser como es. Nadie es tan horrible que merezca tal desprecio. En el fondo, todos somos iguales, no hay diferencias en nuestro fuero interno.

Lo que haces tú no es peor que lo que hago yo, ni que lo que hacen los gobernantes ni que lo que hacen los médicos que salvan vidas.

Así pues, no dejes que pensamientos negativos penetren en tu mente. Llénate de energía y sigue haciendo lo que de verdad te gusta, pues es lo que mejor se te da, y con lo que mejor podrás ayudar a los demás. Haciendo algo que no te gusta, no podrás ayudar ni a tus seres queridos ni a nadie, pues no te estás ayudando ni a ti mismo/a.

Comprende que las críticas de los demás no son más que una manera que tienen de desahogarse de sus problemas internos. No les hagas caso y no vayas a crear más conflicto, pues eso no ayuda a nadie. Algún día se cansarán de quejarse y solucionarán sus problemas; entonces, ayúdalos si puedes.

Si te das cuenta de esto, tu confianza en tu ser se afianzará y, entonces, nada podrá detenerte en tu camino hacia tu objetivo.

El código del samurái

Ayer, conversando con un amigo, me habló sobre los samuráis y su código, un código que me gustaría compartir con vosotros. El texto es el siguiente:

No tengo parientes, yo hago que la tierra y el cielo lo sean.

No tengo hogar, yo hago que ellos también lo sean.

No tengo poder divino, yo hago de la honestidad mi poder divino.

No tengo medios, yo hago mis medios de la docilidad.

No tengo poder mágico, yo hago de mi personalidad mi poder mágico.

No tengo cuerpo, yo hago del estoicismo mi cuerpo.

No tengo ojos, yo hago del relámpago mis ojos.

No tengo oídos, yo hago de mi sensibilidad mis oídos.

No tengo extremidades, yo hago de la rapidez mis extremidades.

No tengo leyes, yo hago de mi auto-defensa mis leyes.

No tengo estrategia, yo hago de lo correcto para matar y de lo correcto para restituir la vida mi estrategia.

No tengo ideas, yo hago de tomar la oportunidad de antemano mis ideas.

No tengo milagros, yo hago de las leyes correctas mis milagros.

No tengo principios, yo hago de la adaptabilidad a todas las circunstancias mis principios.

No tengo tácticas, yo hago del vacío y la plenitud mis tácticas.

No tengo talento, yo hago que mi astucia sea mi talento.

No tengo amigos, yo hago de mi mente mi amiga.

No tengo enemigos, yo hago del descuido mi enemigo.

No tengo armadura, yo hago de la benevolencia mi armadura.

No tengo castillo, yo hago de mi mente inamovible mi castillo.

No tengo espada, yo hago de mi no mente mi espada.

Lo encontré muy interesante y, de buen principio, me di cuenta de las similitudes con la filosofía taoísta, budista y demás (todas las filosofías espirituales del mundo). Encuentro muy agradable ver cómo todas vienen a decir lo mismo.

Hoy también he leído un cuento de samuráis en TaoIntegral que me ha gustado. El cuento nos recuerda que, antes de empezar a aprender cualquier disciplina, primero hemos de aprender a desarrollar nuestro interior plenamente. Sólo de ésta manera podremos realmente desatar todo nuestro potencial y conseguir cosas que se catalogan de heroicas. ¿Cómo pretender la maestría en cualquier ámbito, si no somos maestros de nosotros mismos? ¿Cómo querer controlar una espada (o una guitarra, o la literatura, o lo que sea) si no podemos controlar nuestros pensamientos? ¿Cómo pretender ser buenos en algo si no podemos deshacernos del pasado y el futuro y no podemos vivir el presente?

Es esencial, pues, el dominio del propio ser si se quiere progresar en cualquier ámbito de la vida.

Reflexión#12

“La respuesta a todo en la vida está en tu interior. Primero, acalla la mente y calma las emociones. Luego, busca la esencia sutil de todas los seres y cosas dejando fluir libremente tu energía interior. Una vez te conectes con lo Uno, no intentes atraparlo: deja que circule libremente por todo tu ser.”

La meditación es una práctica muy beneficiosa, pues no sólo ayuda a controlar tu cuerpo y tu mente (cosa que puede ser o no complicada) sino que además proporciona un camino para conectar con tu espíritu y, por ende, con lo Uno.

Si somos parte de lo Uno, entonces debemos ser igual en calidad que ello, por lo cual, si lo Uno es inextinguible, también lo somos nosotros. Si lo Uno es energía sin límites, también nosotros.

Las dudas nos las fabricamos nosotros mismos, seamos conscientes de ello o no. Y también las respuestas son invención nuestra. Es en el silencio en donde reside la espiritualidad.

Recordando viejos tiempos

Hoy voy a dejar un post atípico, muy atípico.

Llevo los últimos días recordando mis tiempos mozos, cuando me levantaba temprano por la mañana para desayunar y ver los dibujos y luego me dedicaba a jugar. Gracias a Youtube y a toda la gente que sube vídeos, he podido reescuchar también las canciones que ponían en los dibujos.

Hoy, voy a poner aquí una de las canciones que más me gustan (aunque ya no sea tan niño) de una de las series que más me han gustado. La serie Dragon Ball es mítica, sobretodo para los de los 80 y principios de los 90. Puede que algunos de los que me leen la vieran, puede que no. En todo caso, espero que no os disguste demasiado la canción.

¡Un saludo!

Dr. Wayne W. Dyer

Quien vive en un estado de conciencia superior está dispuesto a solucionar todos los conflictos por medio del amor.

Dr. Wayne W. Dyer

Me encontraba yo viendo la película documental de Louise Hay en TaoIntegral cuando, al escuchar esta frase, sentí que debía compartirla. Por cierto, recomiendo el documental.

La frase puede sonar un poco cursi así de sopetón (sobretodo si decimos amor como el típico niño cursi que a veces sale en Los Simpson). Pero dejando esto de lado, nos damos cuenta de que es verdad. Cuando nos deshacemos de todos nuestros “problemas” internos, vemos que lo único que queda son las emociones puras.

Entonces, los conflictos que se nos puedan presentar serán resueltos de manera natural sin preocupaciones ni nervios. Y siempre estaremos dispuestos a solucionarlos por medio del amor. Sin enfados ni resentimientos. Si la otra parte implicada en el conflicto está dispuesta a converger en el amor, ya es otra cuestión, pero eso no significa que el ser superior se pierda en la ira, ni mucho menos. El ser superior ha aprendido a vivir en una conciencia donde las emociones inferiores no aparecen y, si aparecen, no permanecen.

Poca cosa más lectores, ¡que tengan un buen día!

Reflexión#11

Si quieres amar verdaderamente a los demás, ámate primero a ti mismo.

Nos encontramos con que mucha gente suele poner su felicidad en manos de otros; craso error. No hay vía más rápida para la infelicidad que esa. Nadie tiene ninguna responsabilidad sobre nosotros, es más, ¿por qué iban a tenerla? ¿No queremos ser tan adultos y responsables y entendidos? Pues seámoslo realmente. Esto forma parte de vivir de manera consciente.

Otro punto muy importante sobre este tema es el siguiente. ¿Qué aportará a una relación una persona que no es feliz consigo misma? Pues infelicidad. ¿Qué aportará a una relación una persona que se ama a sí misma realmente? Pues amor verdadero. Es así de simple. No puedes dar amor si no tienes amor en tu interior, porque no sabes como es el sentir amor de verdad si no lo sientes en ti mismo.

Alguien que no se quiera a sí mismo y no quiera aceptarlo querrá refutar esto, diciendo que él sí que da amor. Seguro que prestando atención se dará cuenta de que lo que está dando es dependencia y la esperanza de que la otra persona le haga feliz. Está poniendo la responsabilidad de su felicidad en la otra persona, como he dicho antes.

Darse cuenta de esto con humildad es el primer paso para empezar a quererse a uno mismo. La humildad es vital para empezar a quererse, aunque suene a contradicción. Hay tantos motivos para amarse como para no hacerlo entonces, ¿por qué no amarnos? ¿De verdad hemos hecho algo tan malo para que merezcamos estar sufriendo toda la vida? Si estás leyendo, seguro que no, seguro que puedes amarte.

Primer paso para fortalecer la salud

Bueno, vamos a seguir tratando el tema de la Salud. En el último artículo ya dijimos que era clave armonizar cuerpo, mente y espíritu. Continuando con esto en mente, yo creo que antes de ponerse a hacer ejercicio como locos, más vale aprender a relajar el cuerpo.

Relajando el cuerpo dejamos que la sangre circule sin problemas y llegue bien a todos los sitios del cuerpo; permitimos una mejora del metabolismo celular, una mejor transmisión de los impulsos nerviosos y; logramos que la energía fluya libremente. (no me refiero sólo a la energía espiritual, sino a la energía “normal”, la energía química y biológica del cuerpo) También ganamos una mayor conciencia de nuestro cuerpo, y esto nos hace sentir más vivos y despiertos. Sentimos cómo nuestra relación con el cuerpo mejora, cómo aumenta nuestra forma física.

Es vital, pues, aprender a relajar los músculos. Liberar la tensión muscular. Hay muchas maneras, yo tan sólo voy a nombrar algunas y a explicar mi experiencia con ellas: no voy a hacer descripciones detalladas, porque eso ya lo podéis encontrar en otras páginas donde lo explican mejor que yo. Tenemos prácticas milenarias como el Tai Chi, el Chi Kung, el Yoga (éste no lo he practicado nunca, pero también es un buen arte), la meditación… y también otras prácticas modernas como por ejemplo la técnica Schultz (que voy a probar en pocos días, cuando me apetezca).

Cuando terminé mi primera clase de Tai Chi, quedé gratamente sorprendido de lo relajado que estaba. Puede que nunca antes hubiera experimentado tal grado de relajación. Me ha ayudado y me ayuda a relajar el cuerpo y también la mente, porque si relajas el cuerpo, automáticamente la mente se calma. Además fortaleces la musculatura, sobretodo en la zona de las piernas, con la mejora del equilibrio que esto conlleva. Al cabo de pocos meses de practicarlo, me quedé sorprendido de lo fuertes que se me habían puesto las piernas. En clases de Tai Chi también practicamos algo de Chi Kung de vez en cuando, y son unos ejercicios que están pensados para armonizar y fortalecer más el cuerpo, así que también son una buena práctica.

Lo mismo me ocurre con la meditación. Hace escasas semanas que he empezado, cosa de 3, pero los cambios se notan. Trae un mayor grado de paz y, sólo de imaginar el profundo grado de relajación que conseguiré con tiempo y constancia, me lleno de más tranquilidad. Ésta sí que es una práctica que recomiendo, no únicamente por la paz interior, sino también por el control que ganas sobre ti mismo y tus pensamientos. Dominarse a uno mismo, dominar tus pensamientos de manera consciente es el verdadero poder.

Para concluir, pues, la relajación del cuerpo es un gran fundamento para mejorar el fortalecimiento de éste y para mejorar de manera notoria la salud. No sólo preparamos los músculos para que puedan funcionar mejor y de tal modo acelerar y mejorar su desarrollo en un plan de entrenamiento, sino que además la salud en general se ve reforzada por nuestra tranquilidad.