Archivo de la categoría: Reflexiones

Reflexión#22

¡Buenas de nuevo! Después de un largo tiempo de ausencia en este blog, regreso con mis reflexiones. Disculpen si alguien me echaba de menos, pero me he pasado estos meses estudiando y componiendo canciones con mi guitarra. Puede que ahora recupere un poco el ritmo aquí.

Pero vamos a lo que importa, la reflexión:

“Se puede caer en el error de que dañarse y sufrir por los demás es de ayuda y que esto nos convierte en mejores personas. Se puede incluso llegar a alardear del propio sufrimiento. Esto es un tremendo sin sentido.

Dañarte a ti mismo no puede ser bueno para nadie. Además, cuanto más te dañas, más decrece tu espíritu, porque lo estás haciendo sufrir.

Las personas con un espíritu decrecido no llegan a ser conscientes de la Gran Unidad, y así no pueden ayudar realmente a nadie.

Reflexión#21

¿Verdad que llenarse el cuerpo de golpes y cortes no es bueno?

Pues tampoco lo es llenarse la cabeza de ideas pesimistas y erróneas.  

Cada pensamiento negativo y limitador es algo malo que ponemos en nosotros.

Si intentamos darnos cuenta de cuáles son nuestros pensamientos y de cómo nos sentimos, nos iremos dando cuenta de que tenemos el poder de cambiar los pensamientos que tenemos en nuestra cabeza por los que nosotros queramos. Pensar es una cosa que todos los humanos hacemos, pero pensar adecuadamente es algo que no siempre se hace.

Si aprendemos a pensar de un modo que nos ayude a crecer y a mejorar, veremos como nuestra vida se va armonizando con el universo de manera gradual y espontánea. Aprendiendo a desidentificarnos con nuestra mente, aprendiendo a sentir que verdaderamente somos algo más que un conjunto de pensamientos, comenzaremos a tomar nosotros el control de la mente y a dirigirla efectivamente hacia donde nosotros queremos.

Cuando hemos dominado la mente por completo, cuando somos uno con todo lo que nos rodea, cuando alcanzamos el estado de no-mente, nos iluminamos. ¿No es sino maravilloso que podamos alcanzar tal grado de ser?

Reflexión#20

Cultiva tu interior para disfrutar plenamente del exterior

El mundo es un lugar maravilloso. Fijaos en la enorme majestuosidad de los bosques, montañas, lagos, ríos, océanos… Sin duda es algo espectacular. Dentro de toda esta majestuosidad también estamos nosotros. Nosotros también formamos parte de esta maravilla.

Y la mejor manera de disfrutar del mundo es sabiendo disfrutar de nuestro interior. Nuestro interior es el más fiel de los amigos; está siempre con nosotros, a todo instante. Sería una tontería llevarnos mal con nosotros mismos.

Si aprendemos a cultivar cualidades como la serenidad, la bondad y el amor, ser nosotros mismos será el mejor de los regalos, y el mundo se abrirá con todo su esplendor ante nosotros.

Reflexión#19

Se decía ya en la Antigüedad que, por muy tapado y oscuro que esté el cielo, el Sol siempre está por encima y acaba saliendo. Quisiera añadir que la lluvia tampoco es mala, pues es también gracias a ésta que la vida se crea y crece.

Las dificultades no tienen porqué serlo realmente, pues son éstas las que se filtran hasta las raíces de nuestro ser y nos nutren para así seguir creciendo.

A veces me gusta hacer una comparación con la vida. La comparo con una carrera de obstáculos. Los participantes van corriendo y cuando encuentran una valla, la saltan sin más y continúan adelante. No se empiezan a preocupar cuando ven la valla y, aunque choquen contra ella, se vuelven a levantar y siguen con la carrera. No tienen miedo de las vallas y saben que las pueden saltar porque están preparados.

En la vida, a veces nos encontramos con algunos obstáculos. Pero, ¿por qué siempre esa tendencia a verlos como algo difícil y fastidioso? Sencillamente están ahí, por el motivo que sea. Pues nos encargamos de ellos y punto. Saltamos la valla, y continuamos adelante. Si han aparecido, es porque estamos preparados para ocuparnos de ellos.

Es mejor aprovechar cualquier situación en la vida, tanto buena como mala, como una oportunidad para crecer y mejorar, que no como un fastidio que nos hace la vida imposible. Las situaciones ocurren igualmente, somos nosotros los que elegimos qué hacer con ellas.

Si dejamos que la paz y el amor nos guíen, no habrá obstáculo que no podamos saltar.

Reflexión#18

La vida, puede que no sea más que un estado mental.

Hoy, después de otros cuantos días de vacaciones, quiero compartir con vosotros esta reflexión que me surgió hace algún tiempo. No sé que hay después de la muerte. Apenas sé qué es la vida; de hecho, no tengo ni idea: lo que me importa es dar lo mejor de mí mismo. Pero un día esta frase apareció en mi mente.

¿Y si la vida sólo fuera un estado mental? ¿Qué significa esto? Y si la vida es un estado mental, ¿qué es la muerte? Verdaderamente, la existencia y la creación son un gran misterio, puede que estén más allá de la comprensión humana. La existencia es algo infinito, que no conoce de tiempo ni espacio y que simplemente es. ¿Cómo pretender abarcar el infinito con nuestro cuerpo y mente finitas?

Pero yo creo que sí que podemos conectar con ello, pues ello es la vida misma, y nosotros estamos vivos. Puede que la existencia esté más allá de nuestra distinción de vida y muerte, tal y como dicen los Antiguos. Así pues, si los conceptos de vida y muerte no existen, entonces la vida no sería más que un estado mental, una mera pero sutil ilusión creada por la mente. Entonces, en la muerte seguiríamos existiendo.

Sin duda, esto de la vida da que pensar, ¿verdad?

Reflexión#17

Haz de tu ocio tu profesión

Una sencilla frase que nos brinda una ayuda para una vida plena y feliz.  No hay peor aburrimiento que dedicar la mayor parte del día a un trabajo que no te gusta y que no te trae nada bueno. Es inútil seguir en ese suplicio.

No hay mejor manera de hacer algo útil para los demás que haciéndolo con pasión, y las cosas que hacemos con pasión son las que nos divierten. Perder el tiempo en un trabajo que no gusta es tirar la vida y perjudicar a los demás con un trabajo hecho a desgana.

Los avances del mundo se han hecho a través de la pasión y del amor, no a través de alguien que hacía algo que le aborrecía.

Hoy día tenemos la gran suerte de, sea lo que sea lo que más te guste, poder vivir de ello. Incluso por cosas que muchos llaman tonterías e inútiles, hay gente que se gana la vida de ello.

Lo único que nos puede frenar es el miedo. Así pues, lectores, ¡deshagámonos todos juntos de nuestros miedos!

Reflexión#16

Todo el conjunto de nuestras creencias condiciona nuestra conducta, nuestras relaciones con los demás y todo lo que obtenemos en la vida. Si no te gusta lo que experimentas, cambia tu sistema de creencias.

Las conclusiones que sacamos de nuestras situaciones vienen determinadas por todos los pensamientos que consideramos como verdaderos. La misma experiencia puede ser “catalogada” o vivida de varias maneras, todo según nuestra estructura ideológica.

No hace mucho leí de un gran maestro lo siguiente: “Cuando una persona construye y planea una casa para sí misma, cuantísima atención pone a escoger sólo aquellas cosas que le gustan para la casa. Los muebles que le gustan en la disposición que quiere, el número de habitaciones, los colores de las paredes… Lo elige todo y no pone en su casa nada que no le guste. Con cuanta más razón no hemos de hacer lo mismo con nuestra verdadera casa, la mente, que nos acompaña toda la vida.”

Curiosamente, pero, la mayoría parece no tener en cuenta la decoración de su verdadera casa. ¿Por qué esa tendencia a mantener pensamientos y conductas perjudiciales para nuestro ser? No vale la pena. ¿A que no vas a colgar de la pared de tu casa un cuadro que te disgusta? No irás a construir una habitación más si no la quieres, ¿verdad? Tampoco comprarás un sofá que no te gusta en absoluto.

Nuestra mente es como nuestra casa. Mejor dicho, es nuestra casa. Yo os animo a que escojáis vuestros pensamientos y creencias: eliminad los que os causan dolor, guardad los que os aportan felicidad. Dejad que nuevas y divertidas ideas entren en vosotros, y cerrad las puertas a aquéllas que os hagan daño.

Es un proceso que lleva su tiempo, pero los beneficios que aporta no podrían ser mayores. Sobretodo, lector, cree en ti mismo.

Reflexión#15

No hay nada que tengas que hacer para salvar al mundo de su aparente deterioro continuo. No tienes que forzar ninguna restauración de la armonía en las personas.

El mundo ya es una Unidad Armoniosa, nunca ha dejado de serlo. Se sólo consciente de ello, y de lo siguiente: elimina la discordia, los conflictos y las dualidades de tu ser y te darás cuenta de que la Armonía siempre está presente en todos los lados y todas las cosas.

Solemos tener la sensación de que el mundo va de mal en peor. Pero no sólo actualmente, sino que, leyendo textos antiguos, también se da el mismo pensamiento. Y curiosamente, el mundo sigue igual que siempre. Claro está que hay etapas de mayor desorden que otras, pero todo regresa al medio; porque las tormentas no pueden durar para siempre.

Tengo la sensación de que la inseguridad que experimentamos en cuanto a las circunstancias mundiales es proporcional a la intranquilidad de nuestro ser. A medida que nos deshacemos de los miedos internos, desaparecen los grandes miedos del mundo. Y toda nuestra vida empieza a volverse divertida y fluida.

La sensación de liberación es, lectores, de lo más tranquilizadora y sorprendente.

Reflexión#14

Al quejarte de las personas, cosas y situaciones, no haces más que darles importancia. Si te quejas mucho, le estás poniendo pasión. Al ponerle pasión a algo, no haces más que mejorar en ello y tener más de lo mismo. 

Por supuesto, focalizarte en la negatividad no te va a hacer feliz. Si quieres ser feliz, céntrate y agradece lo bueno del mundo y de las personas, y olvídate de lo que no te gusta.

Como te centras en lo que te gusta, le pones pasión, y así tendrás más de lo que te gusta. Además, al fin y al cabo, lo bueno y lo malo es relativo y no existe en el universo, tan sólo en tu mente.

Es costumbre por estos lares quejarse de cualquier cosa. Estamos tan acostumbrados, que ni siquiera nos damos cuenta de la enorme cantidad de quejas que salen de nuestras bocas cada día. Por supuesto, criticando de tal manera, no podemos ser felices, pues por nuestra cabeza ya no pasan tales pensamientos, sino que cada vez van pasando más pensamientos de queja.

Reaccionar ante esta actitud y cambiarla no es tarea fácil, pero tampoco difícil: es cuestión de hacerlo. Querer es poder, como dicen por ahí. Además, ¿qué mejor ocasión de hacer algo de esfuerzo para mejorar nuestra calidad de vida?

Todo empieza con un pensamiento honesto y positivo.

Reflexión#13

¿Cuál es tu verdadero sueño en la vida? Olvídate de prejuicios y barreras impuestas por los demás y mira dentro de ti para encontrar tu verdadera pasión. Puedes hacerlo realidad. De hecho, sólo por pensar en él ya lo estás creando.

Además, si te ha venido ese sueño a la cabeza, es porque puedes hacerlo. Lo único que necesitas es una fe inquebrantable.

 Muchas veces dejamos que nuestras esperanzas se vean obstruidas por comentarios ajenos, por opiniones de otros individuos que en vez de apoyar, destruyen.

Las críticas de los demás pueden ser dolorosas. Pero no es que ellos tengan la culpa de ello. Si las críticas te duelen es porque tú dejas que te duelan. Puede sonar estúpido, pero así es.

¿Por qué te duelen las críticas de los demás? Porque te falta confianza en ti mismo/a. Si tú sabes que lo que haces está bien y que no molestas a nadie, entonces da igual lo que te digan los demás. Si se quejan, es porque ellos mismos tienen problemas en su interior todavía sin resolver.

A nadie se le puede culpar simplemente por existir, ni por ser como es. Nadie es tan horrible que merezca tal desprecio. En el fondo, todos somos iguales, no hay diferencias en nuestro fuero interno.

Lo que haces tú no es peor que lo que hago yo, ni que lo que hacen los gobernantes ni que lo que hacen los médicos que salvan vidas.

Así pues, no dejes que pensamientos negativos penetren en tu mente. Llénate de energía y sigue haciendo lo que de verdad te gusta, pues es lo que mejor se te da, y con lo que mejor podrás ayudar a los demás. Haciendo algo que no te gusta, no podrás ayudar ni a tus seres queridos ni a nadie, pues no te estás ayudando ni a ti mismo/a.

Comprende que las críticas de los demás no son más que una manera que tienen de desahogarse de sus problemas internos. No les hagas caso y no vayas a crear más conflicto, pues eso no ayuda a nadie. Algún día se cansarán de quejarse y solucionarán sus problemas; entonces, ayúdalos si puedes.

Si te das cuenta de esto, tu confianza en tu ser se afianzará y, entonces, nada podrá detenerte en tu camino hacia tu objetivo.