Reflexión#2

Lo que antes estaba bien, ahora es de locos y, lo que hoy es corriente, mañana será anormal. ¿No estamos todos creando sino un ir y venir, para no llegar a ninguna parte y no regresar a ningún lugar?”  Pol Cox

Esta semana voy a aprovechar una frase que me salió todo escribiendo el artículo de esta semana sobre la Ley de la Atracción…llamadme oportunista si queréis. Con esta oración pretendo reflejar el cambio constante de apariencias que se suceden, una detrás de otra, y que parece que no tengan sentido ni orden alguno. Además, pretendo enmarcar la falta de visión del cambio de mucha gente, que no da por válido más que lo que conoce en el presente y que repudia de todos los procedimientos antiguos y futuros. Éstas mentalidades extremistas no hacen sino daño: obstruyen posibilidades de aprender grandes lecciones de los pasados y limitan la mejora de las técnicas presentes. Además, conducen a la crítica e incluso marginación de personas que hacen cosas que ellos consideran “atemporales”, tratándolos de locos e ingenuos.

Éstos seres actúan cual marionetas que se dejan llevar por los estándares del momento que alguien ha impuesto (o que ha creado por casualidad). No saben ver que todo es relativo y que todas éstas tendencias no son nada importantes ni definitivas. No saben apreciar que los métodos van cambiando con el tiempo, que las conductas, maneras y aspecto de la gente también mudan con el paso de las décadas. No saben ver que se quedan estancados. No saben notar el viento que empuja todos estos cambios. No saben ver que en el fondo, lo único que muda es el aspecto de las cosas pero, el origen del cambio siempre es igual.

El cambio proviene de una cosa que siempre es igual. No saben ver que en el fondo, todos los seres somos iguales y que, aunque cambien las palabras, las prendas y las acciones, el proceder mental siempre es el mismo. Tanto ahora como antaño y como en el futuro. Porque si formamos parte de la misma especie, será que algo tenemos en común, todos y cada uno de nosotros. Las personas somos personas y, nuestro cuerpo y cerebro son iguales en esencia en todos nosotros. Todas las distinciones que hacemos, para mí, son tonterías sin sentido. Si todo el mundo dice que todo el mundo es diferente, entonces todo el mundo es igual en decir que todo el mundo es diferente. (Vaya, otra frase que serviría como reflexión).

Por supuesto, todo el mundo vive, come, anda y muere igual, así que lo que hagamos y pensamos, en el fondo es indiferente. Con esto quiero decir que no guardo rencores en contra de nadie, ni tampoco de la gente que, para mí, son más cerrados de miras y que tratan mal a los demás. Esa es su vida, no la mía.

Anuncios

Acerca de trazadoresdelanada

pinceladas de fantasía

Publicado el 3 abril, 2011 en Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: